Ocio en familia

25/03/2017
Artículos y Herramientas:   Artículos
ocio-en-familia-coach-educacion-padres-adolescentes

Ocio con los más pequeños
¿Te acuerdas cómo era tu tiempo de ocio cuando tus hijos eran pequeños? Supongo que a ti te ocurría como a la mayoría de los padres: el ocio se planificaba alrededor de los gustos y las necesidades de los pequeños de la casa. Encontrar un momento para salir a cenar, ir al cine o dar un paseo con tu pareja era a menudo complicado e implicaba la participación de otros adultos de la familia. Los abuelos han sido la tabla de salvación de muchas parejas a la hora de disfrutar de unos momentos de ocio “a solas”.

Pero seguramente ahora las cosas han cambiado y teniendo adolescentes en casa, lo difícil es hacer planes de ocio familiar. ¿Me equivoco?

“Decídase a pasar más tiempo con sus hijos, tanto si en ese tiempo surgen tensiones, discusiones, risas o silencios. Todo es importante. Nada puede reemplazar una vida vivida al lado de la madre o del padre, nada. Y no se engañe creyendo que usted puede ser sustituido, porque no es así.” Meg Meeker


Ocio familiar
La familia es un referente en todos los aspectos del desarrollo de un niño. En cuestiones de ocio y tiempo libre también. Nosotros, la familia, somos los que vamos a enseñar a nuestros hijos a relacionarse con su entorno más cercano. Cuando son pequeños, las visitas al parque les permiten relacionarse con otros niños, aprender juegos, normas de relación y les va dotando de herramientas de protección de cara al futuro.

Si les enseñamos a planificar su tiempo libre, a respetar el de los demás, a aceptar que no siempre todos tenemos que hacer lo que a ellos les apetece y que no siempre van a poder tener el juguete que desean, les estamos dotando de herramientas para tolerar la frustración que pueden vivir en otras situaciones de ocio o de juego.


Ocio o tiempo libre
A menudo confundimos estos dos conceptos y por tanto asumimos que se refieren a lo mismo. ¿Tú qué crees?

Denominamos tiempo libre al tiempo disponible fuera de las obligaciones como trabajo o estudio y fuera del tiempo dedicado a las funciones más básicas como comer o dormir. Es un tiempo que tenemos a nuestra disposición y nosotros podemos decidir cómo lo empleamos: si lo aprovechamos o lo malgastamos.

El ocio, sin embargo, es el uso de ese tiempo libre para hacer lo que nos gusta o nos resulta placentero.


Ocio con adolescentes
A medida que los hijos van creciendo necesitan menos supervisión y menos orientación en su tiempo de ocio. Cuando llegan a la adolescencia, es normal que quieran “borrarse” de nuestro lado y organizar su tiempo de ocio con sus amigos. Es una característica del desarrollo del adolescente el reafirmar su propia identidad sin el apoyo de los adultos.

Es importante que llegado ese momento seamos conscientes de que los adolescentes necesitan sentirse independientes y autosuficientes capaces de resolver sus problemas y organizar su tiempo. Sin embargo, la realidad es que siguen necesitando nuestro apoyo y nuestra orientación.

Habla con él. Interésate por lo que hace, por sus planes, por su grupo, pero hazlo de una forma cercana y natural. Ponte en su lugar e imagínate que alguien te somete a un tercer grado con preguntas tipo: “Qué has hecho” “Donde has estado” “Con quien has estado” … y todas seguidas, casi sin dejarte tiempo para responder. ¿Tú qué harías? Probablemente contestar a todo con monosílabos o genéricos del tipo “bien” “nada” “por ahí” …

Hemos dicho que los adolescentes necesitan libertad para elegir qué hacer con sus amigos, pero eso no significa que no tengamos que llevar cierto control sobre lo que hacen y ESO TAMPOCO QUIERE DECIR que no podamos y debamos ofrecerles planes de ocio familiar. Sin imposiciones, seguro que entre todos podéis encontrar un plan para disfrutar todos juntos; algo que sea satisfactorio para todos. Un viaje, una escapada de fin de semana puede ser una opción perfecta para conocer mejor a ese nuevo miembro de la familia que ya puede tener un cuerpo de adulto pero que sigue siendo, en el fondo, un niño que te necesita también para aprender a disfrutar del tiempo libre.


Planes en familia
También puedes compartir un deporte, unas clases de padel, zumba, baloncesto. Pregúntale que deporte le apetecería hacer contigo: además de divertiros será un buen momento para la comunicación.

A mi me funcionan muy bien en sábados lluviosos los juegos de mesa después de comer. ¡Es la forma de asegurarte que les tienes para ti durante un par de horas en un ambiente distendido, y sin móviles!

Quizás al principio se niegue a hacer planes contigo, es normal, se tiene que hacer el independiente, en ese caso NEGOCIA, que vea que sus quedadas están condicionadas a los planes familiares, no puede haber una sin la otra, porque las dos son necesarias. Una vez que cojáis el hábito él disfrutará tanto como tú.




SUSCRÍBETE A NUESTRAS NEWSLETTERS

Otro 1
Finalista
Otro 2
Otro 1
Finalista
Otro 2
C/ Atenas, N°2. Oficina K.
28224 Pozuelo de Alarcón. Madrid. Tel. 910 864 777